Comercio electrónico y directiva 3/2014 del 27 de marzo de 2014

Después de unos sin escribir, voy a arrojar luz sobre un tema, que personalmente me ha llevado un buen rato revisar y documentar: la nueva normativa referente al comercio electrónico, en concreto la directiva 3/2014 del 27 de marzo de 2014, transpuesta a la directiva directiva 2011/83/UE del parlamento europeo.

En ella se regulan, entre otras, las directrices para una venta a distancia (comercio electrónico), y derogan la anterior normativa aplicada hasta ahora.

No voy a mentar todos los puntos, porque para eso ya está el BOE, pero si voy a hacer incapié en las diferencias básicas contra la anterior ley.

 

Plazo de desistimiento.

Quizá el mayor cambio respecto a la anterior ley, es el plazo y características del desistimiento.

  • Pasa de 7 días hábiles a 14 días naturales (no se dobla, pero casi).
  • Se debe devolver al consumidor el importe integro del pedido (incluyendo gastos de envío) en un plazo de 14 días naturales desde el desistimiento (aunque no queda claro, entiendo que hasta la recepción del bien).

Aunque pueda parecer abusivo para el empresario, hay que devolver los gastos de envío en su totalidad, aunque el comprador deberá pagar los gastos de vuelta (a no ser que se los queramos abonar nosotros). En el caso de que ofrezcamos varias modalidades de envío y el comprador no haya elegido la más económica, sólo tendremos que reembolsar la más económica.

Por ejemplo, si tenemos, envío Estándar 72 horas, 2 € y envío Express 24 horas, 10 €. Sólo deberemos devolver 2 € aunque el comprador haya hecho uso del envío Express.

En el caso de artículos que no puedan ser devueltos por correo normal (entiendo que gran volumen como televisiones o neveras) el vendedor deberá recogerlo cobrando una tarifa que previamente se le ha informado en el contrato (en el BOE hay un ejemplo).

 

Se puede ofrecer servicio telefónico o no, pero en ningún caso se podrá poner un número 9XX de tarificación adicional para prestar el servicio.

La factura deberá ser en papel, podrá ser electrónica sólo si el usuario ha dado el consentimiento, por lo que se deberá enviar en papel por defecto y siempre que el usuario lo solicite, sin ningún tipo de coste (en medida de lo posible, lo mejor enviarla adjunto al paquete).

 

Como podrás ver, los mayores cambios están en la política de desistimiento, que le amplia la seguridad al comprador, aunque puede fomentar que los pequeños comercios tengan que incurrir en una serie de gastos ilegítimos (como los gastos de envío), además de que ya de por sí es un procedimiento costoso (tiempo en tramitación y recepción de esa mercancía) y de que pese a que el comprador ve como algo normal y de derecho la devolución de un artículo si no le gusta, no acepta el recibir un artículo devuelto por otro cliente que se ha acogido a ese derecho, por lo tanto el vendedor se encuentra con un artículo “usado” y que deberá ser vendido a un precio inferior (más perdida) o bien por otro canal alternativo.

 

Fuentes:

Recomiendo echarles un ojo, ya que contienen un par de formularios modelos, así como bastante más información de la que yo he mencionado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *